En los barrios la están pasando mal

0
372

Nos llegan reclamos de barrios de todo el distrito de Pilar por el pasto alto, la falta de fumigación, la inseguridad que no para a pesar de la cuarentena. Ahora todo está quedando en segundo plano porque lo que está faltando es comida. Los merenderos y comedores de siempre duplicaron y triplicaron la demanda, a los chicos se sumaron los padres, los abuelos y los hermanos mas grandes porque nadie puede salir a changuear. Aquellos que retiran mensualmente mercadería tampoco saben si salir o no de sus casas, temen el amontonamiento o gastar el poco dinero que les queda en viajar en vano.

Desde el área de Desarrollo Social de la Municipalidad la respuesta es que están todos los días en sus oficinas desde las 8hs y sino deben llamar al 147, opción desarrollo social. Muchos no saben que existe el número para comunicarse, otros intentaron pero nadie respondió. Terminan pidiendo comida en el merendero del barrio.

En el caso de los merenderos y comedores dicen que deben acercarse al «galpón» a retirar la mercadería. En tiempos de cuarentena todo se complica porque en muchos casos no cuentan con vehículos disponibles y tampoco con dinero para pagar el viaje ida y vuelta hasta el centro de Pilar. El que consiguió la solidaridad de algún vecino que se anima a llevarlo, reza para que aún haya mercadería y no le digan «volvé mañana». (Podés escuchar el caso del merendero «Carita felíz» de Villa Rosa en éste mismo sitio.)

La situación es extraordinaria por lo tanto se necesitan decisiones extraordinarias. Ninguno de los que hoy ejerce el poder en Pilar puede decir que no tiene experiencia. Encerrarse, no escuchar, reforzar el muro de los prejuicios, ocultar información, no hacerse responsables de lo que se comunica, ver enemigos donde no los hay, considerar toda crítica como «chicana política» o intentar desprestigiar a quien señala los errores habla de mentes obtusas, espiritus pobres y muy poca humanidad. En Pilar ya se perdió mucho tiempo y los funcionarios de turno siempre están corriendo detrás del problema, peor aún, cuando se hace visible el problema lo niegan y buscan culpables externos con supuestas intenciones políticas. No es momento de pensar en los votos, es momento de pensar en la vida de los pilarenses tomando decisiones extraordinarias a tiempo, de esas que sólo los verdaderos líderes saben tomar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here